¿Cuáles son los tiempos de implementación de una plataforma IaaS?

Muchas de las preguntas que nuestro equipo comercial recibe con mayor frecuencia tienen que ver con los tiempos de implementación de nuestras soluciones. Es complejo hacer una estimación exacta sin evaluar las condiciones y configuraciones del cliente que realiza la consulta, ya que éstas pueden ser muy diversas e implicar escenarios que nos lleven a distintos rangos temporales. 

En este contenido aclararemos algunos de los factores que pueden incidir en los tiempos de implementación y de migración de una plataforma IaaS (infraestructura como servicio), para que puedas estimar qué impacto pueden tener estos procesos en la disponibilidad de tus servicios.

¿Qué es IaaS?

La infraestructura como servicio (IaaS) es un modelo de servicio de informática en la nube (también conocido con el término en inglés, cloud) que ofrece recursos esenciales de infraestructura bajo demanda, –es decir, que son de pago por uso– como almacenamiento, computación, redes y virtualización, tanto a empresas como a particulares.

Factores que influyen en los tiempos de implementación de IaaS

Empezaremos por el final: Adam puede proporcionar un entorno IaaS a un cliente en un máximo de 24 a 48 horas. A partir de aquí, las características, condiciones y configuraciones del cliente, pueden llegar a extender el tiempo del paso a producción del entorno hasta varios meses. ¿Cuáles son esos condicionantes?

  • El nivel de customización del entorno: en función de si el cliente tiene un servidor web simple al que podamos aplicar unas medidas de seguridad básicas con las que ya cuenta OpenStack (la plataforma de tecnología open source que utilizamos para IaaS), o si nos pide un firewall por delante o una serie de políticas de red, será necesario configurar un entorno IaaS más o menos detallado. En el primer caso, el entorno se podrá provisionar por parte de Adam en un tiempo de entre 24 y 48 horas, pero en el segundo caso, esto dependerá de la coordinación entre Adam y el cliente para obtener toda la información necesaria acerca de esas customizaciones. Además, esta segunda casuística implicará, probablemente, más reuniones entre Adam y el cliente, tanto para hacer el traspaso del conocimiento sobre las distintas configuraciones, como para realizar pruebas.

Protección ante ciberataques con open source

  • El tipo de red al exterior: un cliente puede seleccionar una red simple con un direccionamiento público y una salida a Internet con un servidor, o bien una red con un enlace hacia la red de su empresa a través de cualquier proveedor, lo cual puede llegar a implicar a sus departamentos técnicos en el proceso. En este segundo esquema, Adam necesita que algunas configuraciones las haga el cliente, por lo que ese tiempo no podemos estimarlo con exactitud. En caso de que la red sea simple, el entorno se puede provisionar, como hemos comentado en el punto anterior, en 24 a 48 horas.
  • Los objetos de seguridad: si el cliente tiene un firewall propio y necesita que lo configuremos, el tiempo de implementación puede extenderse. Si no, se despliega, de nuevo, en un tiempo de 24 a 48 horas. En la configuración de la zona externa del firewall podemos tener un diseño simple o más complejo; si la red es simple, configuramos un redireccionamiento básico a Internet, si la red es con un proveedor y éste llega a nuestro data center, el cliente tiene que hablar con el proveedor para que le haga un enlace. Además, si el cliente tiene que configurar un túnel VPN desde el firewall que tiene en su infraestructura hasta el firewall del cloud, el tiempo de implementación también aumenta, ya que su departamento técnico hará unas configuraciones y en Adam tendremos que hacer otras por nuestro lado. La coordinación entre cliente y Adam será esencial. 

iaas adam data center

  • Las dudas que pueda tener el cliente: a lo largo del proceso de contratación de un entorno IaaS con Adam, el cliente puede tener dudas y requerir de varias sesiones y capacitaciones personalizadas para las configuraciones. Lo más frecuente es que el cliente ya tenga una formación de cloud y sepa qué es un panel de IaaS, pero, de todas formas, su nivel de conocimiento no añadirá más tiempo al despliegue del entorno, ya que normalmente las dudas se resuelven antes de la firma del proyecto. El plan de trabajo está definido con todos los detalles necesarios y no se suelen realizar modificaciones o improvisaciones.

¿Y cuánto tiempo de implementación requiere una migración a IaaS?

En caso de que un cliente quiera migrar sus equipos a nuestra plataforma IaaS, debemos considerar una serie de factores extras que no se consideran en una implementación desde cero. Estos son algunos de ellos:

  • El tipo de migración: hay servidores de correo o de contabilidad de las empresas que no pueden no estar disponibles, por ejemplo, de lunes a viernes, porque el correo o ciertos departamentos no pueden dejar de operar entre semana. Por eso, el tipo de servidores que se deben migrar, determinarán, en gran medida, los tiempos disponibles para realizar esa migración. Además, una migración se puede realizar de forma manual, es decir, que el cliente copie un volumen en la nube de Adam y nuestro equipo técnico lo gestione para que esté disponible en la plataforma, o bien se puede realizar a través de un software (nosotros usamos Carbonite), que permite hacer migraciones de grandes volúmenes de datos en pocos minutos. Si el cliente tiene más urgencia en realizar este proceso y está dispuesto a asumir el gasto extra de esa licencia, es posible reducir así los tiempos. También puede ser que un cliente quiera desplegar sus propias máquinas dentro de la plataforma IaaS y copiar sus datos a nivel de red entre una máquina y otra, pero no es lo más habitual.
  • La calidad de la transferencia de datos de la ubicación del servidor original: un cliente puede tener unas comunicaciones de mejor o peor calidad, lo cual determinará la velocidad de copia de datos, y eso se traduce en más o menos tiempo de migración. 
  • El RTO del cliente: el RTO, o Recovery Time Objective, determina el tiempo que el cliente puede tener una máquina o un servicio parado. Hay clientes que cuentan con muy poco tiempo, lo cual dificulta la migración, pero si disponemos del tiempo suficiente, podemos hacer pruebas manuales para ver lo que tardamos en realizar esa copia. Una vez hecha la prueba, si todo ha ido bien, tenemos en cuenta el tiempo que hemos tardado y, en función a eso, podemos recomendar usar o no un software que pueda acelerar la migración (en caso de que la prueba haya tomado más tiempo del que que dispone el cliente, por ejemplo). Este RTO también determina el tipo de backup que se tendrá que hacer de un servidor para asegurar que tenemos los datos respaldados si un día hay alguna incidencia.
  • El tiempo de corte de producción: el tiempo que el cliente puede asumir que un servidor esté parado, también influye en el tiempo que tardará en realizarse la migración porque eso determinará las ventanas de tiempo disponibles para llevar a cabo el proceso. Si un cliente puede parar un servidor, por ejemplo, 4 horas, en Adam disponemos de ese tiempo para hacerlo y tenerlo en producción en nuestra plataforma, no más. 

Guía migración IaaS

Descubre una infraestructura flexible que crece con tu negocio

En Adam nuestro objetivo es que, tanto el proceso de implementación como el de migración a nuestra plataforma IaaS sea lo más transparente posible para nuestros clientes y se ajuste a los tiempos de cada negocio. Por eso, os acompañamos en todo el proceso, desde los primeros pasos y dudas, hasta las configuraciones y ejecución del proyecto. Además, desde que queda todo en producción, contamos con un servicio técnico las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para atender cualquier incidencia en el servicio.

 

Si necesitas más información sobre nuestra plataforma IaaS puedes:

 
o bien: