Cómo cumplir con la GDPR y acceder a una ISO 27001 con un data center

A la hora de evaluar la ubicación de tus datos en un data center es importante tener en cuenta los aspectos legales y de compliance que pueden surgir. Saber con qué certificaciones cuenta un data center y cómo puede ayudarte a gestionar aspectos clave del cumplimiento del marco legal de protección de datos europeo es fundamental a la hora de comenzar una relación que puede extenderse durante bastantes años.

Cumplir con los requisitos legales básicos en tema de protección de datos para poder operar no es un problema trivial. Además, bien sea por el tamaño de la empresa, por la sensibilidad de los datos con los que opera, o por la complejidad de la operativa del negocio, en ocasiones es inasumible mantener de forma interna la gestión de toda la infraestructura IT. En ese momento, en el que trabajas con un partner externo para dotar de mayor capacidad y flexibilidad a tu infraestructura IT, el cumplimiento con el Reglamento General de Protección de Datos, la LOPD y otra legislación aumenta en complejidad. Trabajar con un partner que facilite este cumplimiento te dará seguridad y simplificación operativa. Pero a veces es necesario ir un paso más allá.

Para ciertas empresas es además necesario el contar con certificaciones que aseguren la integridad y seguridad de los datos. Por ejemplo, empresas como Genomcore, que trabajan con información sensible como datos médicos y de salud necesitan, además de cumplir con la RPGD, una certificación ISO 27001, que le de la seguridad necesaria a sus clientes de que estos datos, además de ser tratados de manera responsable, van a ser protegidos adecuadamente contra ataques e intrusiones. 

La certificación ISO 27001 es un estándar que define la implementación de buenas prácticas en seguridad de la información y gestión del riesgo. Contar con una certificación de este tipo en una infraestructura propia requiere hacer una serie de inversiones para adecuar ese equipamiento a los requisitos de la certificación. Esa inversión es inasumible para ciertas empresas e ineficiente en otros casos, ya que expansiones, mudanzas, adquisiciones y otros cambios requerirían de nuevas inversiones para seguir manteniendo la certificación, que requiere de auditorías periódicas. En cambio, trabajar con un proveedor de infraestructura como Adam, que ya cuenta con ese tipo de certificaciones, es una manera sencilla, efectiva y rentable de acceder a una certificación compleja y costosa como la ISO 27001.

Qué beneficios ofrece un data center en materia de cumplimiento y certificaciones

La gestión de datos personales de usuarios es una cuestión que va más allá del cumplimiento legal, y que afecta a temas como continuidad de negocio, branding y reputación de marca. Una fuga de datos personales puede suponer un golpe reputacional y de reducción de ingresos del que puede ser difícil recuperarse. 

Trabajar con un data center para el alojamiento de tu infraestructura IT proporciona una serie de ventajas en lo que se refiere a los requisitos legales de protección de datos y con la adquisición de certificaciones. En general, ubicar tu infraestructura IT en un data center te puede ayudar de tres maneras:

1. Un cumplimiento proactivo de leyes y certificaciones

El primer área donde un data center puede ayudar es, obviamente, en el cumplimiento legal y de certificaciones. Un data center está diseñado, desde los propios cimientos, para ajustarse a los requisitos legales y de certificaciones como la ISO 27001. Esto incluye medidas de seguridad física, como vallas, sistemas de videovigilancia, salas privadas o mecanismos de seguridad energética y antiincendios. Además de esas medidas físicas, los data centers cuentan con estrictos protocolos de acceso a diferentes áreas y salas y tener un registro claro y trazable de quién accede a qué y en qué momento. Aquellos data centers, como Adam, que además trabajan con equipos técnicos propios, simplifican aún más el cumplimiento de leyes de protección de datos, al no depender de terceros para gestionar datos sensibles.

Además, aunque un data center no es directamente responsable de los datos de sus clientes, sí que puede proporcionar herramientas para un diseño de redes seguro y eficiente sobre una infraestructura securizada. Un centro de datos también puede informar a sus clientes sobre problemas de compliance que pueden ayudarles a evitar problemas en un futuro.

Por otro lado, ubicar tu infraestructura en un data center que posee una certificación ISO 27001 te permite tener la certeza de que se han adoptado las mejores prácticas para identificar y gestionar el riesgo y que el data center es capaz de salvaguardar datos vitales para tu negocio. Una certificación de este tipo necesita la participación de todo el personal de la empresa, ya que cada empleado, dependiendo de la función que desempeñe, necesita cumplir unos estándares de seguridad. Esto hace que la empresa en sí como organización desarrolle un fuerte sentido de la gestión del riesgo y de la seguridad.

2. Confianza de clientes y partners

Trabajar con un data center que cuenta con todas las certificaciones necesarias para garantizar la seguridad de tus datos también tiene un impacto reputacional positivo en clientes, proveedores y partners, que podrán tener la confianza de que sus datos estarán también seguros trabajando contigo. La mejor forma de recuperarse del impacto económico y relaciones públicas de una brecha de seguridad de datos es evitar que se produzca, trabajando con un proveedor de infraestructura que te ayude a mantener un nivel de seguridad de datos adecuado.

3. Visibilidad sobre la infraestructura propia

Trabajar con un centro de datos, bien de forma directa o bien a través de un integrador que ofrece servicios gestionados, permite a sus clientes la posibilidad de tener un mayor control y visibilidad sobre la infraestructura propia y sobre la parte más operacional de su IT. Dónde están sus datos, quién tiene acceso y cómo se gestionan. Tener una visión completa de la infraestructura IT permite detectar a tiempo cualquier carencia en cumplimiento regulatorio y solucionarla de forma rápida y efectiva, gracias al apoyo de un partner con experiencia. 

En resumen, trabajar con un data center facilita enormemente las tareas de cumplimiento legal y de certificaciones, al ubicar tu infraestructura con un partner cuyos servicios ya están adaptados a los requisitos legales dentro del mismo marco legal en el que operas.