IPv6: un internet sin límite

A finales de los años 80 del siglo pasado empezaron a surgir dudas sobre si en un futuro lejano el protocolo utilizado en Internet, IPv4, sería capaz de suministrar todas las direcciones IPs necesarias a medida que la red creciese. 

A principios de los 90 se confirmaron estas sospechas. La Internet Engineering Task Force (IETF) empezó a trabajar en un nuevo protocolo para Internet, que se denominaría IPv6. La versión 5 de IP ya había sido definida para uso experimental. En 1998 se publicó el primer RFC. Cada dirección de este nuevo protocolo tendría 128 bits en lugar de los 32 de IPv4, por lo que aumentaría de manera exponencial el espacio de direcciones.

En septiembre de 2016, RIPE, la institución que gobierna las direcciones de Internet en Europa y Oriente Medio, recibió el último bloque IPv4 para repartir entre sus asociados, y en noviembre de 2019 asignó el último prefijo, dando una vuelta de rosca más al agotamiento de IPv4. La llegada del 5G y el Internet de las cosas (IoT en sus siglas en inglés), multiplicarán la cantidad de dispositivos conectados y hará más necesaria la implementación de IPv6.

Diferencias entre IPv4 y IPv6

Actualmente las direcciones IP del protocolo IPv4 se representan en 4 grupos de dígitos en números que van desde el 0 al 255. Un ejemplo de dirección IP sería 127.0.0.1. En cambio, las direcciones IPv6 se representan en 8 grupos de 4 caracteres hexadecimales. Por ejemplo: 2001:0db8:0000:0000:0000:8a2e:0370:7334.

Esto supone pasar de 32 a 128 bits de información para asignar direcciones. IPv6 tiene la capacidad de generar 340 sextillones de direcciones, haciéndolo inagotable en la práctica.

Pero esta no es la única diferencia entre ambos protocolos. Además, el permite:

  1. Una mejor gestión de la red.
  2. Mayor eficiencia de enrutado.
  3. Más velocidad de la red.
  4. Multicasting, el envío de un paquete de información a múltiples direcciones en una única operación, implementado por defecto y con mejoras sobre IPv4.
  5. Una mayor implementación de medidas de seguridad de red.
  6. Permite la autoconfiguración, sin necesidad de servidores DHCP.

Una implementación desigual

En Adam fuimos conscientes desde muy temprano que había que apostar por IPv6 para asegurarnos estar preparados para el futuro. Por eso decidimos implementar el protocolo en marzo de 2011. Desde entonces, tenemos capacidad para asignar direccionamiento IPv6 en todos nuestros centros de datos.

El World IPv6 Launch tenía como objetivo animar a los proveedores de servicios de Internet a publicar sus prefijos IPv6 el 6 de junio de 2012, como pistoletazo de salida del nuevo protocolo. Para entonces, nosotros ya hacía más de un año que ya formábamos parte de la comunidad IPv6. 

Desde entonces, el despliegue a nivel global no ha sido todo lo rápido que se esperaba, aunque desde los RIRs (Regional Internet Registry) como RIPE se ha seguido promocionando la adopción de este protocolo. A pesar de que técnicamente ya hayamos agotado las direcciones IP de IPv4, en la práctica los revendedores de paquetes de direcciones mantienen IPv4 vivo rehabilitando direcciones IP que ya no se usan.

Si examinamos a nivel local, el alcance del despliegue de IPv6 es muy diverso. El Internet Country Report, un informe elaborado por RIPE NCC en junio de este año sobre el estado de IPv6  en la Europa mediterránea, nos indica que la tasa de despliegue de IPv6 en España está en el 3%, similar a la de Italia (5-6%), pero muy alejada de las de Portugal (38-40%), Francia (47-51%) o Grecia (47-50%). Facebook cifra la tasa de despliegue IPv6 en el mundo a 9 de Noviembre de 2021 en el 33,4%.

Según el informe de RIPE NCC, los principales motivos que alegan los ISPs para no desplegar el nuevo protocolo son:

  1. No hay necesidad empresarial ni un requerimiento legal.
  2. Carencia de conocimientos o capacidad técnica.
  3. Falta de tiempo.

A pesar de ello, el 47% de los encuestados que todavía no tienen desplegado IPv6 cuenta con un plan para desplegar IPv6 o ya está en fase de pruebas, por lo que se espera una mejora del despliegue en los próximos años.

Las grandes corporaciones están tirando del carro en lo que respecta al desarrollo de IPv6. Facebook pasó a utilizar direcciones IPv6 en sus centros de datos en 2017. En 2016 Apple exigió que las aplicaciones para sus dispositivos soportasen redes ‘IPv6-only’.

Queda camino por recorrer en lo que respecta al despliegue IPv6. En Adam nos sentimos satisfechos de proporcionar conectividad IPv6 a nuestros clientes desde hace una década.